• 924 829 100
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cosecha de datos ¿la agricultura del siglo XXI?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La agricultura conectada ayuda a los agricultores a optimizar cultivos, reducir costes y promover una agricultura sostenible, pero ¿Están los agricultores preparados?

A pesar de los grandes avances tecnológicos que se han conseguido en los últimos años, la agricultura sigue dependiendo en gran medida del aporte humano, los agricultores siguen cosechando sus cultivos y preparando sus tierras para la siguiente temporada sin que la tecnología que ya se aplica en otros sectores tenga una incidencia demasiado alta a la hora de tomar decisiones… Pero estas actividades ancestrales que están sufriendo cada vez una mayor presión a la hora de producir las cosechas, han encontrado en la tecnología un gran aliado que puede ayudarles a optimizar distintos procesos productivos.

La sensorización y el BigData junto con la utilización de modelos predictivos pueden reducir el derroche de recursos y aumentar la productividad, algo a lo que sumando la automatización del campo pone a los agricultores en mejores condiciones a la hora de competir en un mercado global, donde cada vez es más difícil destacar.

Los datos y la automatización son las las mejores armas de las que disponen los agricultores, en palabras de Deanna Kovar (Directora de Operaciones de John Deere) “Los agricultores deben ser más productivos para ser rentables” y esta productividad pasa por reconocer las áreas donde es posible reducir costes u optimizar procesos para incrementar la producción.

Según “The American Farm Bureau” (https://www.fb.org/), la agricultura de precisión, que incorpora sensores y algoritmos destinados a la optimización de cultivos, puede llegar a reducir los costes de producción en hasta un 15%, aumentando el rendimiento de los cultivos en un 13%. Todo esto con un ahorro de agua que se estima puede alcanzar un 30%.

El IoT brinda una gran oportunidad a los agricultores, que cada vez se toman más enserio los datos obtenidos mediante sensorización aplicada, llevándoles estos datos a cambiar las practicas de riego, la aplicación de nutrientes al suelo, fechas óptimas para siembra etc… estos datos a fin de cuenta ayudan al agricultor a tomar decisiones con cierta perspectiva, apoyándose en información recogida en su propia explotación.

El relevo generacional, la mayor barrera a salvar.

La tecnología está disponible y ha sido más que probada desde hace años, aunque la aplicación en el sector no es generalizada, esto es debido a la falta de personal especializado y al gran número de agricultores con edad avanzada que nacieron con anterioridad al boom digital y que no están familiarizados con las nuevas tecnologías, pero el relevo generacional está aportando agricultores que confían en estas tecnologías y cuyo manejo es innato, esto junto con la formación especializada, harán entrar al campo en una nueva etapa, donde la agricultura tradicional dejará paso a la automatización y a la toma de decisiones mediante modelos predictivos basados en datos locales y adaptados a cada agricultor.

iot y agro pag nueva 1400x788

El futuro del sector es incierto, como lo es el de muchos sectores productivos en la actualidad, pero lo que es cierto es que debe afrontarse con todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance, y la tecnología, así como a formación, son fundamentales para encabezar la revolución agrícola que nos permita competir en un mercado global.